Ya no odio las matemáticas

Si le preguntas a un niño si le gustan las matemáticas, lo más probable es que responda que no. Sí, es cierto que hay niños (y adultos) a los que les gustan las matemáticas, sin embargo, no es lo común. ¿Por qué ocurre esto? ¿Qué tienen las matemáticas para que no nos gusten? La respuesta es fácil, pero para que lo entendáis, voy a contaros mi historia con las matemáticas.

16be126449ce36ffaf03dd177cdf0779

La primera profesora que me impartió esta asignatura me demostró durante los seis años que lo hizo que no quería enseñar, que lo hacía por el dinero nada más. Aquí voy a hacer pequeño un inciso: por supuesto que trabajamos por dinero, es la manera en la que funciona el mundo, sin embargo, se nota mucho cuando alguien trabaja con un mínimo gusto por lo que hace. Y a esta profesora en cuestión quizá le gustó enseñar en algún momento, pero no mientras yo fui su alumna. Mis primeros recuerdos con las matemáticas están relacionados con esa profesora, la obligación de aprender de memoria las tablas de multiplicar sin entender para qué eran, las broncas por su parte cuando me olvidaba de los números y mi primer examen suspendido (y con un cero). No son recuerdos muy bonitos, la verdad.

Por esta razón, siempre he pensado que era demasiado torpe (e incluso tonta) y que las matemáticas y los números no eran para mí. Me rendí demasiado temprano a pesar de todos los intentos de mi madre de ver lo interesante de las ciencias. A veces conseguía transmitirme algo de ese interés, pero se esfumaba en el momento en el que volvía a clase y mi profesora me gritaba por haber hecho mal los ejercicios.

¿Cómo va un niño a coger gusto por cualquier materia de esta forma?

Poco a poco, fui superando los cursos aprobando esta asignatura muy justa, pues si falla la base es difícil avanzar. Y cuando llegué a bachillerato, donde se pueden escoger las asignaturas que se imparten (en la teoría, porque en mi caso nunca era cierto), tuve que asistir a clase de matemáticas. Al saber esto me hundí bastante y cuando conocí a la profesora de ese curso y su manera de explicar la asignatura, pensé que sería imposible aprobarla.

maquetaareas

Por suerte, mi madre siempre ha estado ahí y me buscó un buen profesor particular. Uno al que nunca olvidaré. El primer día con él, después de que me explicara una pequeña parte del temario, me dijo una frase que se me quedó grabada a fuego: Las matemáticas son muy fáciles, lo que pasa es que tú eres demasiado inteligente y buscas la dificultad. Ya verás cómo lo vas a entender al momento.” Así sí se puede abrir la mente, ¿verdad?

Eso hice.

Uno o dos días a la semana iba a su casa con los nuevos apuntes que nos había dado la profesora en el instituto y le pedía que me lo explicara todo porque no entendía nada. Y él, con toda su paciencia y pasión, me lo explicaba una vez. Si lo entendía (solía entenderlo a la primera con él), me ponía ejercicios que hacía allí mismo. En caso de que no lo hubiera entendido, buscaba otras formas de explicármelo. Siempre me iba a casa con las dudas solucionadas y sabiendo poner en práctica lo aprendido. Recuerdo la angustia que pasaba durante las clases de matemáticas en el instituto mientras buscaba la manera de entender lo que la profesora había explicado y sin ser capaz de hacer los ejercicios, y también recuerdo el alivio que sentía cuando salía de las clases particulares entendiendo todo. ¡Me sentía emocionada por poder hacer los deberes sola!

Ojalá hubiera sido mi profesor de matemáticas desde mucho antes. Quizá entonces no me habría sentido tonta o torpe. Quizá nunca habría odiado las matemáticas.

En segundo de bachillerato saqué un siete de media sólo en esta asignatura.

Y hace unos años decidí volver a estudiar matemáticas. Desde cero, a mi ritmo y desde casa. Por simple curiosidad. Por hobby. Todo gracias a mi madre y al profesor más apasionado que he conocido.

Screen Shot 2016-05-21 at 10.48.30.jpg

He aprendido muchas lecciones con esta historia, pero creo que la más importante es que da igual lo que enseñes, lo importante es que lo hagas con pasión y la sepas transmitir. Puedes hacer que cualquiera odie una asignatura si no te gusta ni a ti. Y como profesora que soy hoy en día, valoro mucho esta lección.

Por si alguno por aquí tiene tanta curiosidad como yo y quiere aprender algo nuevo o afianzar lo viejo (hay más asignaturas además de matemáticas), os recomiendo Khan Academy. Se trata de una web creada por un profesor que, mediante vídeos, ejercicios y apuntes, enseña diferentes materias. Fue donde retomé las matemáticas y voy teniendo muy buenos resultados =)

¿Cuál es la asignatura que más os costaba aprender?

#keepsmiling =)


lrm_export_20170917_1504561.jpg
■ Actriz, emprendedora, profesora, youtuber ■

Web oficial: http://www.izaskunzubillaga.com/
Youtube: http://www.youtube.com/IzaskunZubillagaZ
The Smilies Vlog: http://www.youtube.com/elvlogdeizaskunz
Instagram: https://www.instagram.com/izazubillaga/
Twitter: https://twitter.com/IzaZubillaga
Contacta conmigo: IzaskunZubillagaYT@gmail.com

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. David dice:

    A mi me pasó similar a ti, hasta la E.S.O pasaba matemáticas sin pena ni Gloria, en 1º de la E.S.O tuve una profesora bastante buena y tenía una media de 9 y rápidamente se convirtió en mi asignatura favorita. La profesora de 2º, tal y cómo dices “lo hacía por el dinero nada más” y pasé de aprobarla con buenas notas a suspenderlo con notas muy cercanas al 0, por suerte en 3º y 4º tuve una profesora que demostraba emoción por la asignatura y consiguió que recuperase las matemáticas pendientes de 2º sino que además aprobé el examen final de 4º con un 6,25 lo que aprobaba directamente todo el curso, a parte de que en un examen (que al menos en Catalunya se hace) sirve para medir el nivel que tienen los alumnos en las materias básicas (Inglés, Lengua y matemáticas) no sólo superaba la media catalana sino que casi rozaba el tope de nota.

    Le gusta a 1 persona

    1. Izaskun Zubillaga dice:

      Wow! Me alegro de saber que hay más profesores buenos ahí fuera dando clase. Y de cuatro cursos tener buenos profesores en tres es una buena media (aunque debería ser mejor). Gracias por compartir tu historia, me ha encantado 😄 Y enhorabuena por los méritos que lograste bien merecidos =)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s